lunes, 8 de marzo de 2010

Mi playa

A pesar de los 2500 kilómetros que me separan de mi playa la echo mucho de menos. No soy de tomar el sol ni bañarme, no me gusta la playa en verano. Pero me encanta su olor y los colores. Y los recuerdos. El temporal que ha azotado Andalucía en las últimas semanas ha destruido "mi sitio". Si pincháis aqui podréis ver cómo ha desaparecido la arena, "la bajamá".... 
Algún "niño prodigio" del PSOE andaluz ha dicho que de bañarse en semana santa nanai, es muy pronto y no hay dinero para arreglar destrozos. Para pagarle su sueldo de diputado andaluz, su móvil, sus traslados en coche oficial o semi oficial, y sus "carguillos" de partido seguro que hay. Esto es demagogia dirán algunos, sí, lo es, nunca me ha gustado hablar de cuánto ganan los políticos en España porque en comparación con el resto de países es ciertamente poco, pero en comparación con el sueldo base de un andaluz es ciertamente mucho.
Alguna que otra vez he hablado de la política italiana con bastante desconcierto, pero en España y, sobre todo en Andalucía, vivero de votos de la mayor empresa electoral que exista, es decir, PSOE, nos haría falta un Antonio di Pietro, una persona que, al margen de la política, se atreva a decir lo políticamente incorrecto, cuya indiscreción haga sacar los colores a la clase dirigente. Porqué? Porque dice lo que muchos manifiestan para sí cuando están sentados en el water, no en el pleno del Parlamento. Esa empresa electoral ha dejado a muchos cabezas de familia en paro. Pero sigue repartiendo cheques a diestro y siniestro en concepto de cursillos de la UE y ante el terror de perder las elecciones por primera vez en mi tierra. Algún famoso restaurador cercano a esa playa mía ha recibido casi un millón de euros para impartir cursos de formación... por no hablar de otras tantas cosas que jamás ciertos medios publicarán. Estoy ya asqueada de tanta poca verguenza y tanto complot de los medios de comunicación afines a unos y a otros. Mi playa es un ejemplo y una excusa. Mi playa es un motivo, sobre todo para indignarme, porque aqui, a 2500 kilómetros ya se sabe: ojos que no ven... 
La rebelión de las masas es lo que aqui se necesita. Tanto hablar de Italia y me parece que estamos peor.
A gobierno y  oposición un consejo: dejénse de hablar del aborto y chochadas varias, que lo que queremos es mojar pan, Andalucía no quiere un sueldo para las amas de casa, ni un ordenador por alumno, ni otras tantas promesas vacuas pesoistas, lo que quiere es dignidad, lo que necesita es creer que existe.

3 comentarios:

Juani dijo...

Ha quedado destrozada y esto va a repercutir en todos los que trabajan allí. Ni hablar quiero de los pescadores, coquineros, armadores y tantos otros que no tienen que llevarse a la boca. Los veraneantes se van a otro sitio y santas pascuas. J'ai desolée.

sexylú dijo...

En tus palabras, y comparada al estado de destrozo en el que anda el sur de italia, Andalucìa ya existe

De La Rosa dijo...

Y existirá siempre, por su folclore, sus raices, sus costumbres, su geografía... pero existir como pueblo, como unidad, implica reclamar y reivindicar todos a una, e implica ser resptados y reconocidos como tal, y a eso no estamos tan acostumbrados los del sur español.